BRAVE NEW WORLD

Sending your child to study miles away from home is always a very stressful moment, and one of the ways to reduce the natural anxiety is by talking to other parents who have "been there and done that".

 

On Wednesday, June 16, six mothers generously accepted our invitation and were in our new auditorium for two hours sharing their experience with parents of the current seniors who will study abroad. Important tips on helping the students settle in their new "homes", insurances, transferring money to the colleges, and ways to cope with the mixed emotions this new situation arouses, among other issues, were shared.

 

The meeting  created a bond among these parents and the feeling that they are not alone.

Thank you all!

Cristina Machado

HS Guidance Counselor

Muito bacana a iniciativa da OLM de dar um suporte aos pais dos alunos que optam por estudar fora do Brasil, por meio de encontros como esse do dia 16 de junho, em que pais que já passaram por essa experiência – a da partida – podem compartilhar o que viveram.

Mas eles demonstram maturidade, coragem, ânsia pelo novo e merecem que fiquemos ao seu lado nesse momento de desprendimento, desbravamento e muitas incertezas e saudades, dando força e apoio. Não podemos “aumentar a aflição dos aflitos” e, com certeza, a transição pela qual passam é igualmente dura e cheia de dúvidas.

 

Nos dias que antecedem a partida, é natural ficarmos muito próximos, o máximo de tempo juntos, em família, usufruindo a companhia uns dos outros. Os problemas são superados, as discussões são amainadas e a vontade é de aproveitar os bons momentos, a sensação maravilhosa de pertencimento, muito carinho e amor.

 

Depois é a partida, o sair de casa, o quarto vazio. A saudade da risada, do sorriso, do beijo, até da impaciência.... E para nos acostumarmos com esse turbilhão de emoções e mudanças, o ideal é acompanhá-los, instalando-os no seu novo universo, ajudando-os a fazer sua vida mais fácil, conhecendo o ambiente em que irão morar e as práticas da universidade. Com isso, sentimos mais conforto e segurança. Saber onde vão ficar, como podem ser localizados, o que a universidade espera deles e o que oferece em termos de cuidados e expectativas, ter o telefone dos amigos, enfim, ter meios de zelar por eles, ainda que à distância, ficando disponíveis para o que for preciso (até para responder a dúvidas quanto à lavanderia..).

Show More

Como mãe de aluna formada pela OLM em 2014, hoje estudando nos Estados Unidos, bem sei sobre a enorme expectativa, a ansiedade e a angústia pelas quais passamos. Afinal, por mais que racionalmente nos preparemos e compreendamos que os filhos devem seguir seus sonhos, por mais que reconheçamos que eles merecem a recompensa de alcançar seus objetivos depois de tanta dedicação e esforço, é difícil vê-los partir, tão jovens, para um mundo diferente, principalmente quando na nossa realidade a tendência é de que os filhos morem na casa dos pais até mais tarde.

"...ainda que à distância, ficando disponíveis para o que for preciso (até para responder a dúvidas quanto à lavanderia..)."

Temos que confiar na formação dos nossos filhos, no seu caráter, na força de vontade, no caminho que trilharam até agora e no apoio que a escola sempre nos deu nessa trajetória, tanto na parte acadêmica, como, principalmente, ajudando-nos a incutir nas crianças princípios de amor, compaixão, disciplina e a curiosidade pelo conhecimento.

 

Aos poucos, a rotina entra nos eixos e aprendemos a dividir com eles novas descobertas, histórias, vitórias, momentos que refletem amadurecimento e que nos fazem bem, por vê-los felizes. Graças às maravilhas da tecnologia - que nos permitem conversar diariamente, trocar mensagens e manter sempre contato - a distância e as saudades são minimizadas.

 

Quando voltam para as férias, é uma grande alegria! Que fantásticos adultos estão se tornando!

 

Maria Helena Osorio

Este fue el objetivo de la reunión que se realizó el martes,16 de junio en el Auditorio de la Escuela OLM, organizada por la Cristina Machado Orientadora de "High School" y con la  participación de padres y alumnos que van a estudiar en Universidades en el exterior y  los responsables de ex alumnos de OLM que ya estudian en el exterior.

Al gran desafío que los padres enfrentan  al dejar a sus hijos en un lugar desconocido sin las facilidades propias del nido familiar,  se suma el de los hijos,  que junto al anhelo por autonomia, también pasan a sentirse razonablemente  inseguros  ante lo desconocido.

 

Ingresar en un grupo social diferente ni siempre es fácil. Considero que la experiencia en una escuela americana aporta mucho, sin embargo juega un papel importante para los jovenes el entender que hay que saber decir NO,  que las presiones sociales no deben estar por encima del propio bienestar.

 

Efectivamente vamos a encontrarnos con hábitos diferentes. Las reglas tienen otro contexto. Son reglas para seren seguidas. No existe posibilidad de "dar un jeito". Toda regla tienen su consecuencia cuando incumplida,  pero recordemos que esta información más que preocuparnos, nos da seguridad de saber que las Universidades tienen sistemas propios y mecanismos que  ofrecen posibilidades para conocer y adaptarse al nuevo sistema.

 

Hay muchas cosas y tramites que implican estudiar en Universidades en el exteiror. Alertamos sobre algunas situaciones que deben ser consideradas,  como la frecuecia con que se pagan los estudios, que por no ser mensual obliga a tener las consideraciones necesarias para contar con el dinero semestral o anualmente. La forma cómo debe ser llevado el dinero, las recomendaciones de abrir una cuenta en los bancos que existen en los propios campus de las Universidades, la seguridad con los documentos de viaje donde consta la Visa y el Formulario I20, las recomendaciones sobre el seguro médico.

 

Dialogamos sobre las normas de comportamiento en los cuartos, lo que es y lo que no es permitido. Es siempre útil explicar las reglas que existen  con el consumo de  alcohol y las consecuencias graves por beber con menos de 21 anos. Fue necesario detallar como puede transformarse  en instantes la situación de un chico  junto a una chica borracha, y la ausación, de abuso por el chico, es una regla asustadoramente real y  sobre la cual no hay vueltas que darle.  

 

Durante el primer año, todo estudiante debe vivir en el campus, procedimiento por demás enriquecedor y que aporta mucho a la adaptación a una nueva forma de vida.

 

Y así fueron dadas varias recomendaciones.

 

Personalmente en este encuentro, tuve la gran oportunidad de compartir mi experiencia con dos hijos estudiando en MSU, los dos ex-alumnos  de OLM, el mayor Juan ya  formado en Economia y Ciencias Sociales, que ahora cursa el pos grado y mi segunda hija Alejandra terminando en este ano su facultad de Finanzas.

Que puedo decir sino que no fue  fácil, fueron momentos de angustia cuando se quedaron cada uno de ellos en sus cuartos, compartiendo  con sus nuevos compañeros, emprendiendo una nueva caminata, no faltaron momentos de arrepentimiento por tenerlos lejos, no costaba nada que prevalezca el deseo de tenerlos siempre en casa, pese a ello el estudiar en el exterior cuidando de si mismos, de responder a las demandas que el estudio determina, usando positivamente el tiempo libre, dedicándose a obtener  las calificaciones,  permitió ir adquiriendo  con cada nueva experiencia toda la capacidad de actuar independientemente, de saber tomar decisiones que aportaron a su crecimiento, de administrar sus recursos y capacidades. 

 

Por ello puedo resumir que todo el dolor y sacrificio de no estar con mis hijos agregó mejores oportunidades para ellos. Puedo contarles con mucho orgullo que Juan fue estudiante de honor de MSU,  volvió a Brasil para trabajar en la empresa Vale y luego de obtener la experiencia necesaria regresó a MSU en búsqueda de su pos grado. Con 27 años es un chico organizado, visionario, que sabe lo que quiere, que se prepara para la vida. Claro no volvió solo, pues en el camino se casó con su actual compañera, una chica carioca que le acompaña en todas las aventuras y desafíos.

Cuando  percibimos  que los años pasaron y ahora son otros los padres que están con toda aquella incertidumbre que ya vivimos,  resulta muy animador participar de esta reunión y tener la oportunidad de ofrecer consejos, sugerencias y recomendaciones basadas en lo ya vivido.Lo más importante es  poder exteriorizar  que; apesar de pesar el gran sacrificio que constituye alejar voluntariamente a nuestros hijos, el resultado, el gran crescimieto y las inumerables destrezas que desarrollan en esta experiencia de vida hacen que ese sacrificio sea válido.

Paula Souza, Monica Loaiza, Adriana Lopes, Maria Helena Osorio

& Luiza Osorio (´14)

"Ingresar en un grupo social diferente ni siempre es fácil, [...] un papel importante para los jovenes el entender que hay que saber decir NO,  que las presiones sociales no deben estar por encima del propio bienestar."

Alejandra escribe su propia historia.Seleccionada entre los 15 mejores estudiantes de Economia,  es  dinámica, excelente alumna,  mujer organizada, elegante y extremadamente exigente.Con metas altas, sabe  disfrutar la vida "bailando"y no en nada su objetivo de ser la mejor.

 

Los dos, Juan y Alejandra, líderes natos de sus propias vidas, generos maestros de quienes lo requeiren y estratégicos guerreros que me han proporcionado orgullo y satisfacción.

 

Entonces quiero  concluir diciendo que todo funciona, que debemos apoyar y dar el sustento a nuestro hijos. Podemos estar a su lado pendientes y atentos,pero al mismo tiempo dejando que sus anhelos les permita volar alto.

 

A los padres que en estos meses van a pasar por estas emociones cruzadas,les animo a ser parte junto   a sus hijos de este inicio de una nueva vida y recordar  que pese a   las expresiones comunes de susto durante la reunión  al tratar de los diversos asuntos.Al final,el objetivo fue alcanzado.Que los padres que ahora embarcaran a sus hijos hacia una nueva ruta tengan la serenidad de saber que los grandes logros requieren de grandes sacrificios.

 

Y que nada es mejor para un padre ver los sueños de los hijos hechos realidad.

 

                                           Cordialmente,

Monica P.  Delgado M. de Loaiza